Una carta para ti, Mamá

Hola Mami, en este día especial quiero agradecerte por todo el amor que me has dado desde que te dijeron que estaba en tu vientre, por cuidar de tu alimentación, tu estado físico y anímico para que yo pudiera estar bien. Gracias por entregarme lo mejor de ti y por cuidarte para que me desarrollará sano y fuerte en tu barriguita, perdóname por las veces en que no permití que comieras a causa de la nauseas, por las veces en que no te dejé dormir porque no paraba de moverme o por las veces en que mi peso te provocaba algún dolor de espalda.

Sé que te has esforzado leyendo consejos para cuidarte durante el embarazo y para cuidarme una vez que naciera, tantos tips para elegir cual sería la ropita más adecuada teniendo en cuenta mi delicada piel, tantos consejos para decorar lo mejor posible mi nueva habitación, aunque creo que nada sería mejor que la comodidad de tu barriguita J recuerdo que te interesabas por cada tema que tuviera relación conmigo, el nuevo amor de tu vida.

Aún mis ojitos no podían verte con claridad pero yo ya podía distinguir  tu hermosa voz, esa que escuchaba todos los días, consintiéndome y haciéndome sentir todo su amor. Cuando pude conocer tu rostro me sentía muy feliz, ¿ahora entiendes porque sonrió tanto cada vez que te veo? Es porque tú eres mi persona favorita en el mundo.

Hay muchos momentos inolvidables que he pasado contigo, siempre has estado a mi lado, acompañándome, sosteniéndome y animando cuando lo necesito. ¿Recuerdas cuando empecé a gatear? O ¿en dónde fueron mis primeros pasos? Sé que recuerdas muy bien la primera vez que te dije mamá o la primera vez que corriste conmigo al médico por cualquier síntoma extraño, aquella primera comida que pude comerme solito y cómo olvidar cuando por fin logré ir al baño sin miedo.

Mamita, estos son solo los primeros y más especiales momentos que hemos vivido juntos, la verdad es que no quiero que se acaben nunca. Tus cuidados nunca estarán demás, sé que lo único que quieres es protegerme y te lo agradezco porque tu amor es el más sincero e incondicional del mundo, porque sé que darías hasta la vida por mí.

Con este mensaje solo quería recordarte lo mucho que Te amo, no podría estar más agradecido y orgulloso de la mamá que Dios me ha regalado, gracias por hacer de mí un mejor niño, adolescente y adulto, por tu protección, tus regaños y tu amor, no podría imaginar mi vida sin ti mamá.

0 Comentarios Join the Conversation →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *