Recetas para después del parto

Durante el embarazo el organismo se adapta a las necesidades del bebé que viene en camino haciendo que la futura madre gane peso, la producción de progesterona aumenta para reducir los movimientos del intestino y aprovechar al máximo todos los nutrientes de la alimentación, además de ayudar a la acumulación de grasa en el cuerpo.

Pero claro, después del parto ese aumento de peso y el vientre hinchado no desaparecen por arte de magia, aunque los tejidos del abdomen vuelven nuevamente a su lugar entre los seis meses y el año siguiente, solo con tiempo y atención a tu cuerpo volverás a lucirlo con su tamaño original.

Por eso los cuidados que tengas con tu alimentación te ayudarán a bajar de peso, además de mantenerte bien nutrida para la lactancia. Además la lactancia materna es excelente no solo para el bebé, la madre también se beneficia pues con ella no solo se previene el cáncer de mama y de ovarios sino que también ayuda a desprenderse de los kilos de más que te quedaron después del embarazo.

A continuación te vamos a dar una serie de sugerencias de alimentos que puedes consumir y combinar para que tengas una dieta equilibrada que te ayudará a recuperar tu figura, sin embargo si tienes alguna enfermedad cardiovascular, diabetes, etc., es mejor que consultes a un especialista en Nutrición.

Desayunos:

Incluye siempre una taza de leche o un yogur descremado.

2 rebanadas de pan integral sin tostar con una rodaja pequeña de bocadillo

1 pan árabe sin tostar con una rodaja pequeña de queso magro

1 croissant

2 tostadas de pan integral

1 porción pequeña de torta casera

4 galletas de arroz con miel.

Entre comidas: (elegir 2 o 3 opciones).

Un plátano pequeño que no esté muy maduro

20 manís grandes o 10 almendras o 5 nueces.

1 postre lácteo casero sin azúcar.

Una rebanada de queso magro (solo cuando no lo consumas al desayuno)

Almuerzos y comidas:

Incluye siempre una taza de caldo de verduras casero

Carnes rojas magras, una porción del tamaño de la palma de tu mano 3 o 4 veces por semana.

Pollo sin piel, puede ser pierna y pernil o pechuga. 1 vez a la semana.

Pescado de mar, puede ser un poco más grande que el tamaño de la palma de la mano,  3 o 4 veces por semana. Que esté bien cocido (a baja temperatura para que no pierdan los ácidos omega 3) y con menor concentración de mercurio como el bagre, crustácaeos o salmón.

1 huevo diario (solamente si eres menor de 30 años), tibio o cocido.

1 plato sopero de vegetales ya sean crudos o cocidos al vapor para preservar su valor nutricional, y mezclando de todos los colores.

Papa o mazorca, hervidos con poca agua, una porción del tamaño de tu puño cerrado. Se puede mezclar con los vegetales.

Arroz integral o cualquier cereal o legumbre (lentejas, garbanzos, etc.) que cuando esté cocido la porción sea del tamaño de tu puño cerrado.

Pastas de laminado grueso, cocidos al dente, o raviolis de cualquier relleno cocidos sin aceite y sin agregar queso rallado.

alimentos post parto

Condimentos:

Para las ensaladas, una cucharadita de café de aceite de oliva o girasol, vinagre y sal (moderada)

Para las carnes, usar perejil picado, orégano, pimienta o cualquier tipo de condimento.

El aceite para las carnes puede ser vegetal, mejor si es spray, si no, retire el excedente de aceite con una servilleta.

Postre:

Una fruta mediana después de cada comida.

Esperamos que estos consejos te sean muy útiles, visita también cómo ser una mamá llena de energía.

0 Comentarios Join the Conversation →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *