¿Cuándo está listo tu bebé para los alimentos sólidos?

En varias ocasiones y más que todo los padres primerizos se preguntan en qué momento su bebé está preparado para alimentos sólidos para niños, pues bien, la recomendación inicial es que visiten a su pediatra de confianza. Sin embargo, uno mismo se puede percatar de ciertas señales de comportamiento que nos da el propio bebé para dar ese paso.

A partir de los 6 meses de edad se considera que el sistema digestivo de tu pequeño estará listo para recibir alimentos complementarios de una forma gradual. Además, él podrá empezar a explorar con libertad nuevos sabores y texturas.

Comida para niños

A continuación, te presentaremos las diversas señales a las que debes estar atento y que indican que ya es el momento de que tu bebé deje gradualmente el proceso de lactancia materna (una fuente de nutrientes, minerales y calorías) para agregarle a su alimentación otro tipo de comidas.

Tal vez te interese saber cuáles son los efectos del consumo de jugos naturales para tu hijo. 

Puede tener el control de su cabeza sin ningún problema: hace referencia a cuando tu bebé tiene la capacidad de sostener su cabeza erguida, en una posición firme y por periodos prolongados. Normalmente, esto empieza a suceder a partir de los 3 o 4 meses de edad.

Puede mantenerse bien sentado con apoyo: es importante que tu pequeño se encuentre en una postura recta para que pueda ingerir de la mejor forma los alimentos (ten presente que esto se logra a partir de los 6 meses de edad). Adicionalmente, para los que no están completamente listos, existen diversas sillas de comer para facilitar esta tarea, debido a que cuentan con diferentes posiciones de reclinado, niveles de altura según sea tu necesidad y normas de seguridad.

Aumento considerable de peso: se tiene en cuenta que cuando tu bebé ha duplicado el peso que tuvo al nacer o al menos esté en 13 libras (6 kilogramos) podría estar listo para alimentos sólidos.

Desaparece el reflejo de extrusión: consiste en que, al introducir el alimento en la boca de tu bebé ya no lo empuja con su lengua hacia el exterior, sino que ya tiene habilidad de deglutir.

Curiosidad por los alimentos: tu bebé querrá participar en las comidas familiares, las observará, puede que abra la boca ansiosamente para que le ofrezcas un poco o trate de tomar con sus pequeñas manos la comida que tenga cerca.

Una vez que hayas identificado lo anteriormente descrito, la transición por la que debería pasar tu hijo en cuanto a la alimentación de sólidos podría ser la siguiente:

  1. Alimentos en puré o semilíquidos como papillas (que pueden ser de frutas o verduras) los cuales le aportan vitaminas y fibra para tener una la buena salud.
  2. Alimentos triturados o molidos.
  3. Pequeños trozos de comida que pueda tomar fácilmente con los dedos como pollo o carne.

Es conveniente aclarar que no debes alimentarlo de una forma excesiva y reconocer cuándo está saciado. Uno de los movimientos que realiza en estos casos es tratar de alejarse de la comida o negarse a la próxima cucharada.

Introducción alimentos bebé

Más adelante, cuando le estés enseñando a comer por su propia cuenta, recuerda contar con cubiertos y platos para bebés que sean seguros, babero para evitar que ensucie su ropa y como sugerencia, acostúmbralo a usar un vaso de entrenamiento.

Únete a nuestra comunidad Pepe Ganga, en donde encontrarás valiosas recomendaciones para poner en práctica con tu bebé.

0 Comentarios Join the Conversation →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *